miércoles, 5 de marzo de 2014

Llegue a chihuahua, fueron por mi algunos amigos para traerme a la casa, despues de viajar mas de veinte horas estaba enfadada y sin ganas de hablar.
Tenia que entregar al dia siguiente un ensayo de mas de ocho paginas, un trabajo final.
No hacia tanto frio y la noche estaba tranquila, sin mucho viento. Me comi algo de la comida que habia quedado del camino, mi mamá me puso nuggets y winis fritos.
Claro que no pensaba hacer el ensayo, ya lo habia buscado en internet unos dias antes, lo revise un poco, quite y agregue algunos detalles, desempaque y me tire a la cama.

Al dia siguiente me levante temprano, prendi la tele, me vesti, apague la tele y sali a la escuela, abrazos y mas abrazos y felicitaciones de año nuevo.

viernes, 23 de noviembre de 2012

Veintisiete

Este año venía con muchos planes desde el principio; iba a hacer un importante viaje, empezaría otra carrera, cambiaría algunos asuntos de mi vida, y además era mi año 27, como los rockstars, entonces, si era el 27 debía ser muy especial.
El viaje ya estaba armado, y era, hasta ese momento la cosa más emocionante que me podía pasar, era el viaje que había estado esperando toda mi vida, o por lo menos ya tenía casi veinte años esperándolo.
El empezar la nueva carrera también era muy importante, en verdad le quería dar un cambio importante a mi vida, las cosas no venían funcionando tan bien hacía tiempo.
Hice planes, pero el Universo, ese donde habitan las hadas en las que siempre he creído, tenía otros planes para mí.
Este año vendrías tú.
A ti te había esperado hace tiempo, te esperé tanto que me cansé de esperarte, casi que olvidé ese deseo pedido, que yo creía nunca había sido concedido.
Habían pasado unos días después de mi cumpleaños, ese que con tanto alboroto interno esperaba, cuando supe de ti. Me asusté mucho primero, pensé que tal vez era un sueño y que eso realmente no estaba sucediendo, "¿qué está pasando? ese deseo yo te lo pedí hace mucho tiempo, Universo, no ahora"
No era hora, eso pensaba yo, no era ahora cuando debía de cumplirse ese deseo, no ahora que iba a ser mi año especial, mi viaje! el de toda la vida!
Tuve tiempo para pensar las cosas, para decidir que tal vez sí era esta la hora, tal vez por eso ahora venías.
Alguna persona de las que se dedican a predecir futuros me dijo que tú venías a enseñarme algo que debía aprender, ah sí? pues primera lección aprendida: el Universo tiene planes para ti, no te preocupes tanto por hacer tus propios planes.
Ahora falta poco para que acabe el año, y sí, este ha sido, aunque en una mejor forma, el año más especial de mi vida, pasé de sentir miedo a disfrutar el sentirte dentro de mí, era maravilloso cada movimiento tuyo dentro.
Es el año más especial y nunca olvidaré el primer hermoso momento en que te vi, tan pequeñita, con esos ojotes, tan linda, tan mía.
Ahora no puedo dejar de verte, no quiero alejarme un momento de ti, soy más dependiente de ti de lo que tú lo eres de mí.
Y sí, mi año veintisiete ha sido el mejor año, porque has llegado tú, no sé cuánto ni qué me vayas a enseñar, pero estoy dispuesta a aprenderlo, como también ya he aprendido que es el amor más puro y más inmenso que se puede sentir, el que se tiene a un hijo.
Ahora sé que los deseos sí se cumplen, pero a veces hay que esperar, porque se cumplen cuando se deben de cumplir, y a veces ese tiempo no coincide con el tiempo en que queremos que se cumplan.

sábado, 14 de julio de 2012

Mis recuerdos


Podrán acabarse mis ganas al arrebatarme mis sueños después de las vividas traiciones y heridas abiertas al pasar de los tiempos.
Pero me quedan mis recuerdos, esos colores que sólo fueron míos, que me dieron sonrisas e hicieron brillar mis soles. Que avivaron mis ganas, que me llenaron de alegría y de magia. No sé si sea cierto el dicho aquél que asegura que siempre vendrán tiempos mejores, lo sigo dudando la mayoría del tiempo, pero qué dicha haber vivido mis grandes momentos. Las personas que conocí, todo lo que sentí, todo lo que reí, todo lo que aprendí y todo lo que me ha llenado tanto y que ha sido muchas veces mi sustento para levantarme cuando caigo.
Con qué amor recuerdo todo eso. Esos soles que brillaron antes para mí, que veo lejanos pero tan vivos en mi mente.

sábado, 3 de marzo de 2012

Nada

A veces las nostalgias duelen.
Esta no, y eso es lo terrible.
Al principio dolía, luego quemaba por la rabia, después dio pena, y llego al punto en donde la nostalgia ya no lo es, porque no provoca ningún sentimiento. Ni añoranza ni nada.
Voltear atrás y ya no tener esa incertidumbre de lo que pase mañana, ya no sentir miedo al pensar que vienen tormentas y soledades, es más, casi desear que vengan.
Ya no sentir nada de eso, es a veces peligroso, aunque aún no sé definir bien para quién o para qué es ese peligro.

sábado, 2 de abril de 2011




martes, 28 de diciembre de 2010

De cuando olvidé mis sueños...

Y cómo hace uno para recuperar los sueños?
No eran acaso tan importantes?

jueves, 24 de junio de 2010

Ya no creo

No te creo que no existan más Lunas.
No te creo que yo sólo tenga maldad.
No te creo que yo no pueda amar.
No te creo que tu risa sea honesta.
No te creo que me digas la verdad.
No te creo que no pueda encontrar a alguien más.
No te creo que mi mundo sea éste.
No te creo que los besos sólo sepan a sal.
No te creo que no existan los abrazos.
No te creo que te creí que me querías.